" Festival de Folclore en Friburgo: cultura solidaria " Por Sergio Ferrari

http://www.swissinfo.ch/media/cms/images/null/2011/08/costa_rica-30937346.jpgAmérica Latina, África, Europa, Asia… Más de 300 artistas procedentes de distintas partes del mundo participan en el Encuentro Internacional de Folclore de Friburgo, esa vitrina helvética que año con año, desde hace 37, convoca a la solidaridad internacional a través de la cultura.

“El Encuentro de Friburgo es una ventana hacia el mundo, un camino de doble vía”, subraya Stéphane Renz, director artístico del que constituye también el principal evento musical internacional que se realiza en el cantón.

Por una parte, “permite al público local conocer aspectos esenciales de la cultura y tradiciones de otros pueblos”. Por otra, “ofrece a diversos grupos musicales de las regiones más lejanas, la oportunidad de presentar su propia riqueza cultural en nuestro país”, explica en entrevista con swissinfo.ch.

Estos elencos extranjeros “llegan a Friburgo no solamente porque nuestro evento cuenta con un prestigio mundial, sino también movidos por el orgullo de presentar lo nacional, lo propio, lo autóctono”, completa Renz.

Esa presencia nutre el concepto esencial que desde años motoriza al Encuentro friburgués. “El objetivo principal es promover la riqueza de la inter-culturalidad. Lo que constituye, sin duda, una real motivación ética”, agrega.

En lo específicamente artístico, “procuramos contribuir a preservar el patrimonio cultural de la humanidad, permitiendo a los pueblos lejanos aportar sus propios valores, danzas, colores, cantos, instrumentos y vestimentas típicas”.

 

Diversidad folclórica mundial

En la actual edición el punto fuerte lo constituye América Latina y el Caribe, con la actuación de elencos de Antigua & Barbuda; Argentina, Costa Rica y Perú.

Sin embargo, la presencia de grupos musicales de Burkina Faso, Indonesia, Lituania, Macedonia y Eslovaquia aseguran el aspecto “universal” que desde su origen ha promovido la convocatoria de Friburgo.

El evento incluye conciertos en salas cerradas, a precios relativamente populares, y actividades públicas, al aire libre en plazas y calles, tanto de la capital como del interior del cantón.

 

“Más importante que nunca”

En un momento en que Europa pareciera replegarse cada día más sobre si misma, “el evento de Friburgo juega un papel más importante que nunca. Yo diría que incluso más significativo que hace 37 años cuando se fundó”.

Y tras la reflexión de Renz, una serie de argumentos ético-culturales. “Es importante que la gente vea que todos los pueblos tienen valores muy ricos a ofrecer y compartir. Que la diversidad cultural del planeta es una riqueza universal inagotable. Que todo el mundo debe promover, implementar y ganar en tolerancia hacia al otro, hacia lo que es distinto. Que no debemos tener miedo a lo diferente...”

Y en ese sentido, insiste, “un evento como el de Friburgo, es una apuesta a dicha tolerancia, a la comprensión, al reconocimiento de los otros aunque estén lejos. Y una llamado implícito a una mayor solidaridad” con el ser humano universal.

El intercambio de danzas, cantos, culturas, “es una forma de demostrar que no hay que tener miedo de lo que viene de afuera, de lo que nos es extranjero, de lo que no conocemos”, insiste Renz.

Rechaza que esa postura refleje “alguna toma de posición política partidaria” por parte del Encuentro de Friburgo. “Trabajamos con todos. Tuteamos al poder político de la ciudad y del cantón. No defendemos ni a uno ni a otro partido. Nos consideramos como un evento cultural apolítico. Pero no rechazamos cada oportunidad de defender los valores del Encuentro, de la riqueza de lo intercultural, en todos los espacios que se nos ofrecen”.

 

Trabajo voluntario y perspectivas

Stéphane Renz, considera también al evento de Friburgo como “un enorme ejercicio de solidaridad y participación ciudadana benévola” en el cual colaboran gratuitamente más de 300 personas, incluidos todos los miembros del comité.

“Yo mismo soy manager financiero en una firma y dedico parte de mis vacaciones al éxito del festival”.

Este impulso participativo “explica el éxito del Encuentro Internacional de Folclore”, subraya Renz y es el motor para pensar en los nuevos desafíos de las ediciones futuras.

La del 2012, “que ya estamos planificando”, mantiene la idea de mostrar “descubrimientos”, dice y, a nivel de primicia anticipa que “se pondrá el acento en grupos de Oceanía, invitando a representantes de varias naciones que hasta ahora nunca se han presentado en ninguna de las ediciones anteriores, aunque asegurando, también, el lugar a dos elencos latinoamericanos”, concluye.

Sergio Ferrari, Friburgo, www.swissinfo.ch

Per essere informato degli ultimi articoli, iscriviti:
Cedistic © 2014 -  Ospitato da Overblog